Una manera insólita de controlar el hambre

El tema de la alimentación me apasiona de tal forma que siempre estoy investigando y buscando novedades.

Estaba así revolviendo libros en las clásicas mesas de liquidación de una librería y encontré otro libro más de dietas. Te confieso que me tienen un poco aburrida pues la mayoría son más de lo mismo. Pero no puedo evitar esa chispa de curiosidad por saber si se descubrió algo nuevo. Así, a pesar de tener un nombre muy poco glamoroso me llevé para casa un librito de un tal Seth Roberts llamado “La Dieta Shangri-La”.

El libro es un tremendo bodrio que habla todo el tiempo de un “set point” que seguramente para quienes juegan tennis sea toda una revelación, pero para los que no lo hacemos nos resulta incomprensible. Malgasta casi 200 páginas procurando justificar algo que seguramente sucede por cualquier  razón que escapa al conocimiento del autor y ciertamente de la ciencia tradicional y no tradicional. De modo que a duras penas llegué a leerlo todo concluyendo que fue una de las más inútiles lecturas de mis últimos años.

Sin embargo, algo me quedó picando respecto de la teoría del libro…y decidí que no perdía nada con probarlo. Y grande fue mi sorpresa al ver que esa insólita teoría FUNCIONA!!!!

El libro sostiene que si tomas una cucharada de aceite (o agua azucarada) en ayunas de 2 horas, pierdes el apetito o deseos de comer por unas cuantas horas y es muy sencillo atenerte a una dieta.

Yo me había sometido a una dieta estricta por algunas semanas y después de esa hambruna me habían vuelto las compulsiones por harinas y dulces y me estaba costando horrores controlarme. Ya no sabía qué hacer cuando mágicamente cayó a mis manos este libro (parecería que el libro me buscó a mí!). Y antes de tirarlo a la basura decidí probar esa estúpida teoría…

Comprobé que efectivamente y por absurdo que parezca la teoría del libro  funciona, y   tomando una cucharada de aceite entre comidas ya no necesito lanzarme sobre la lata de galletitas para calmar mi ansiedad.

Desconozco si el libro está disponible pero después de este escarmiento a mi soberbia no puedo más que recomendarte que lo leas y pruebes tú misma si te da resultado o no.

No digo que la balanza pegue un enorme salto a la baja, pero sí que es muy fácil seguir la dieta si no tienes ansiedad. Y obviamente los resultados son directamente proporcionales a la cantidad de comida que ingieres!!!!

Cuéntame si te sirvió!

Abrazotes y éxitos!

SOLEDAD MANZI

 

 

 

No comments yet... Be the first to leave a reply!