Para compensar una vida sedentaria

Para que el descenso de peso se mantenga en el tiempo ya nadie discute que se requiere hacer algún tipo de actividad física. Y cuando de actividad física hablamos enseguida pensamos en el gimnasio, o largas horas caminando, o extenuantes sesiones de entrenamiento.

Y si estás excedida de peso, pensar en todo esto quizás te produzca una gran incomodidad porque lo más probable es que tus kilos demás estén asociados a una vida sedentaria y completamente inactiva. A la mayoría de nosotras se nos ponen los pelos de punta cuando nos hablan de actividad física y lo primero que decimos, antes de siquiera considerarlo es “no tengo tiempo!”.  Léase por esto “no tengo ganas”, “no tengo voluntad”, “no me gusta moverme”.

Pues bien ya traté en otro artículo algunos tips para cambiar este modo de pensar pero por si ninguna de esas claves aplican a tu caso particular, o si tienes alguna condición física o emocional que te impide mantener una rutina de actividad física tradicional tengo para tí algunos  sustitutos PASIVOS  que pueden ayudarte y darte no todos pero sí algunos de los beneficios de una actividad física regular, como debe ser…

CHI KUNG

EL Chi Kung es una disciplina milenaria de origen chino.  Consiste en enfocarse en la respiración a determinado ritmo y controlar el flujo de energía interior.  La práctica de este ejercicio pasivo ofrece múltiples beneficios tanto para la circulación, como para la eliminación de toxinas, reducción de grasa corporal  y fortalecimiento del sistema inmunitario. Todo a partir de la profunda oxigenación orgánica que supone la respiración del Chi Kung.

Las bondades del Chi Kung además se hacen visibles con una práctica de apenas 5 minutos, tres veces al día y es una forma de mantener una rutina que puedes practicar en cualquier lugar y mejorar tu condición sedentaria sin que estés sometida a la práctica de gimnasia o ejercicios tradicionales. No sustituye al ejercicio pero es una buena ayuda.

El poder de la alta oxigenación corporal a partir del Chi Kung tienen otros beneficios: control de estrés, menos ansiedad y ganas de comer, mayor sensación de plenitud y de relajación.

Cómo hacerlo:

Procura hacer un mínimo “clima” de relajación. Que estos 5 minutos sean TUYOS! Si es difícil encontrar el lugar enciérrate en el baño!

Inspiras profundamente inflando tu BAJO VIENTRE hasta su máxima capacidad. Retienes la respiración por 4 segundos y exhalas. Repites la inspiración y la exhalación todo lentamente y sin apuro. Son cinco minutos solo para ti.

Ideal que lo hagas antes de cada comida principal (desayuno, almuerzo y cena). Y a la vez que te oxigenas, purifica también tus pensamientos tóxicos creando tu propio mantra por ejemplo diciéndote a tí misma:

Inspiro seguridad…Exhalo miedos

Inspiro amor…Exhalo envidia

Inspiro abundancia…Exhalo escasez

Como todas las cosas, sólo verás los beneficios si persistes en la práctica. Que sea una rutina, como levantarte a la misma hora. Al cabo de un tiempo  de repetición se genera el hábito y se sienten los resultados!

Fuerza y éxitos!

SOLEDAD MANZI

 

 

 

No comments yet... Be the first to leave a reply!