La droga que te impide adelgazar

Cada quien tiene su historia particular de intentos y fracasos para bajar de peso. Pero la línea común es que todas lo ganamos gramo a gramo, normalmente en el correr de varios años. No de un día para el otro como pretendemos bajarlo.

Hay muchas estrategias que puedes implementar para comer menos que no necesariamente implique ponerte a una dieta estricta. Si tu problema de sobrepeso no es gravísimo prueba ésta.

De aquí en más antes de comer cualquier cosa detente y pregúntate por qué vas a llevarte esa comida a la boca. Puede ser una golosina, una galletita o un paquete entero de bizcochos. Poner un stop conciente al acto “automático” de comer puede disminuir SUSTANTIVAMENTE la cantidad de calorías que ingieres a diario y que suman a ese “gramo a gramo” que te ha engordado durante un largo tiempo.

Haz un chequeo interno de:  por qué voy a comer? Tengo realmente hambre? Estoy nerviosa? Ansiosa? Deprimida? Aburrida? Identifica tu sentimiento en el momento que pensaste en comer algo y DETENTE! Solo come cuando tengas hambre!!!

En las gorditas la comida es como la droga para el adicto. Es el consuelo inmediato y la culpa de largo plazo. PIENSALO ANTES DE COMER!!

El truco es SER CONCIENTE de esa urgencia de gratificación instantánea por el que pasas.  Si te dejas conducir a la comida sin pensarlo luego sentirás frustración. Si te detienes y racionalizas este impulso, tendrás una sensación de logro y autocontrol. Tú eres la que manda. Y si decidiste que vas a ir por tu figura deseada. Un bocado por delicioso que sea no te desviará. Tú puedes más que eso, porque sentirte bien contigo misma es mucho más importante.

Algo que me ha dado mucho resultado:

  • Pega en la heladera un pegotín que diga  STOP, NO PASAR, realmente tengo hambre o solo estoy aburrida o ansiosa?
  • Al lado pon una foto de cuando estabas delgada. O si todavía nunca tuviste tu figura deseada ármate un collage con tu rostro y el cuerpo de alguien más parecido a tu sueño. Míralo, adóralo, concéntrate, imagínate en ese cuerpo. Si te enfocas en ese deseo y persistes en tu cambio de hábitos te aseguro que lo lograrás!
  • Sirvete un vaso gigante de agua, tómate un té verde. Para casos acuciantes échale una mano a un alimento de proteína pura como ser un huevo duro, un vaso grande de leche descremada, un trozo de queso MAGRO. Las proteínas puras y de bajo contenido graso tienen una alta demanda de energía para digerirlas así que te ayudarán en tu descenso de peso.

Sigue estas tretas y lo lograrás.

Fuerza y éxitos!!!

SOLEDAD MANZI

No comments yet... Be the first to leave a reply!