Advertencia contra el “Tomato Plant Weight Loss”

Hace  unos días tuve la desagrable constatación de que había subido de peso. Y como no andaba con ganas de privarme de algunas delicias me fui a una tienda de productos homeopáticos y pregunté si tenía algo “milagroso” para sacarme unos kilos de encima.

La persona me señaló las cajas de “Tomato Plant Weight Loss” diciendo que le daba resultado a todos aquellos que ya lo habían probado todo y no lograban bajar. Antes de terminar la frase ya me había convencido así que  pagué y me llevé la pócima milagrosa, loca de la vida.

Al llegar a mi casa abrí el paquete y empecé a leer el prospecto. Digamos que hoy en día encontrar faltas de ortografía en piezas publicitarias y periodísticas ya no sorprende a nadie aunque lo primero que viene a mi mente es “qué desprolija esta empresa”. Y cuando quise encontrar los datos de esa empresa  resulta que no había NINGÚN DATO del fabricante ni en la caja, ni en el prospecto ni en el blister.

Yo no sé donde vives tú, pero en mi país, cualquier producto envasado y en regla, y muchísimo más siendo un producto dietético, debe obligatoriamente llevar los datos del fabricante o del importador.

Esto significa que al menos a mi país ese producto ingresó en forma clandestina, sin control de aduana (llamado comúnmente contrabando), y  sin ninguna garantía sanitaria. Esto solo tiene una lectura posible: el que lo fabrica no se hace responsable de lo que le pase al que consume su producto. Qué otro motivo tendría para ocultar su identidad?

Es la primera vez que veo un producto envasado que no tenga ni un nombre, una dirección, un teléfono, una página web o un e.mail para que el consumidor le pueda hacer cualquier consulta. Mucho menos si quiere hacerle una demanda.

Por si éste no fuera un suficiente motivo de sospecha sobre el origen y contenido del producto, en su listado de ingredientes, enumera unos cuantos y luego pone “etc.” INSÓLITO!  Etc. puede significar que tiene otros tantos ingredientes que ha obviado enumerar… eventualmente para que no cunda el pánico!

Empecé a buscar en Internet información sobre este producto y solo encuentro páginas de vendedores que hablan las maravillas del mismo (única forma de venderlo!). Esto solo me trae como recuerdo el escándalo del ephedra (complemento dietario “natural”) cuando se descubrió la muerte de una conocida personalidad debido a su consumo y quién sabe cuántas otras anónimas que no llegaron a la prensa.

Sucede que los suplementos dietarios no por ser “naturales” son garantia de inocuidad. La naturaleza está llena de potentes venenos y de sustancias nocivas para la salud humana.Y el listado de productos “naturales” y los riesgos que representan, que están prohibidos para el consumo humano llenan varias bibliotecas.

Estoy segura de que este Tomate Plant Weight Loss es efectivo para perder peso. Seguramente contiene anfetaminas y otros estimulantes metabólicos (incluso la propia ephedra)   igualmente peligrosos para tu salud que logran quemar grasas a costillas de una sobreestimulación orgánica que para algunas personas puede ser literalmente fatal.

De hecho, en mis años mozos probé de todas estas basuras solo para lograr trastornar mi organismo y convertirme en una T4 dependiente de por vida.

Que la desesperación por bajar de peso no te engañe. La fórmula infalible está en lo que haces con tu cuerpo: comer menos y moverse más. Esta no falla.

Cualquier suplemento dietario que prometa como éste que puedes bajar de peso comiendo como un cerdo debería estar bajo sospecha. Y lo que debes esperar del consumo de un producto que ni su fabricante se anima a identificarse son dos cosas:

  • O bien adelgazas rápidamente y al poco tiempo engordas el doble.
  • O bien adelgazas rápidamente y quedas en condiciones de lucir tu nueva silueta…dentro de un ataúd.

Suerte!

SOLEDAD MANZI

Más info sobre productos dietéticos fraudulentos en esta página de la Food and Drug Administration.

 

 

No comments yet... Be the first to leave a reply!